Cómo escoger la correcta DI para guitarra acústica, bajos y teclados.

Pocos artistas o ingenieros se preocupan por elegir correctamente una caja de inyección directa (DI). De hecho, en su mayor parte, simplemente conectan su señal a uno de estos aparatos y asumen que su sonido aparecerá mágicamente en el sistema de PA o grabación sin ningún problema. Lo que no se dan cuenta, es que dentro de estas “cajas mágicas” se encuentran transformadores de aislamiento pasivos o amplificadores activos que son los motores que hacen el trabajo.

Una caja de inyección directa es, en esencia, un dispositivo que permite que un instrumento como un bajo o un ordenador portátil se conecte a una PA lejana o un sistema de grabación. Estas fuentes de alta impedancia y desbalanceadas están limitadas a un cable de hasta 8 metros antes de que el ruido se cuele y en el caso de fuentes pasivas como un viejo bajo Fender® Jazz, la carga de un cable de 100 metros puede afectar seriamente el tono del instrumento. Las cajas de inyección directa se utilizan para balancear la señal para ganar inmunidad frente a campos magnéticos y disminuir la impedancia para permitir largas distancias de cable (más de 100 metros) sin pérdida.

DIs PASIVAS:

Hay dos categorías de DIs: pasiva y activa. El motor que hay en una DI pasiva es un transformador especialmente diseñado que realiza tanto el balanceo como la conversión de impedancia. Las DI pasivas, como sus equivalentes de micrófono dinámico, no requieren energía. Y como un micrófono dinámico, una DI pasiva de alta calidad, como una Radial JDI ™, puede ser ‘golpeada’ duramente y seguir teniendo un gran sonido. Piense en un SM57 en una caja de batería.

Un transformador es, en esencia, un puente magnético con una entrada (bobina primaria) y una salida (secundaria). En el intermedio, una serie de láminas componen el núcleo. Los transformadores de gama alta, como los Jensen, emplean láminas de níquel y técnicas patentadas de bobinado para reducir la distorsión y el retraso de grupo. A diferencia de los circuitos de estado sólido, que pasan de 0% de distorsión al 100% cuando se empuja más allá de sus límites previstos (la tensión del raíl), los transformadores “saturan” gradualmente.

Con un transformador de alta calidad, éste se manifiesta en forma de distorsión de orden par o compresión natural que es a menudo denominado «sonido vintage». Hay una buena razón para esto, la mayoría de equipos de audio vintage utilizan transformadores en sus entradas y salidas. Los transformadores de alta calidad son extremadamente difíciles de fabricar y son caros. Esta es la razón por la cual la mayoría de los fabricantes de equipos de audio ya no emplean transformadores en sus diseños.

 

 

 

Debido a la capacidad de manejo de la señal y el “tono cálido” de las DI pasivas, a menudo se les prefiere para fuentes dinámicas tales como bajos activos de alto rendimiento y pianos digitales. Estos instrumentos suelen sobrecargar las DI activas. Los transformadores son únicos en permitir que la corriente alterna pase mientras bloquean la corriente continua. Uno de los los problemas más desafiantes en el audio se deshacerse del ruido de 50 o 60 ciclos, comúnmente conocido como bucles de tierra o hum. Los bucles de tierra son causados por un cúmulo de cosas incluyendo diferentes tensiones de referencia de tierra entre los dispositivos conectados causando estragos, y no tanto por un cableado eléctrico ideal, y los voltajes dispersos de CC viajando a lo largo del camino de la señal de audio. Como el transformador interior es en realidad un puente magnético, la entrada y la salida no están unidas eléctricamente – la fuente de entrada y la salida están aislados. Con una caja directa pasiva, cuando se levanta la tierra de audio, los problemas de ruido suelen desaparecer.

Dado que las DI pasivas no tienen ninguna alimentación, la señal “drive” viene de la pastilla del instrumento o del amplificador interno. Aunque las DIs pasivas de alta calidad tienen una impedancia de entrada de alrededor de 140.000 Ohm, la carga del transformador y el cable de la pastilla afectan el tono. Así, cuando se utiliza una fuente pasiva como un bajo Fender P, de baja salida, a menudo se prefiere una DI activa.

DIs ACTVAS:

Las cajas de inyección directa activas son, en esencia, amplificadores de ganancia unitaria que emplean un circuito electrónico para realizar la conversión de impedancia y el balanceo de la señal.

Al igual que un micrófono de condensador, las DI activas requieren de alimentación, ya sea en forma de una batería, una fuente de alimentación o mediante alimentación Phantom +48V. Las DIs activas ganaron popularidad debido a la disponibilidad universal de la alimentación Phantom +48V y su menor coste de producción en comparación con el uso de un transformador de gama alta.

Como un micrófono de condensador, las DIs activas tienden a tener más ‘alcance’ que sus homólogas pasivas y, debido a que un “amplificador” impulsa la señal, la impedancia de entrada se puede elevar al punto en el que la carga adicional de la DI y el cable tendrán poco o ningún efecto sobre el instrumento. Esto explica por qué se prefiere usar DI Activas en instrumentos pasivos como un viejo bajo Fender P o guitarras acústicas.

Al igual que un preamplificador de micrófono o un amplificador de potencia, el precio y la calidad pueden variar significativamente. Los circuitos de estado sólido están limitados por el carril o la tensión de alimentación. Cuando la señal de entrada sobrepasa los límites de trabajo, la señal se recorta y se produce una distorsión sonora y recortada de “onda cuadrada”.

La alimentación Phantom se desarrolló originalmente para cargar las placas capacitivas de un micrófono. El voltaje relativamente alto (48V) con baja corriente (de 5 a 10 miliamperios) funciona bien para esta aplicación. Pero para un amplificador (DI activa), la corriente limitada hace que sea difícil conseguir suficiente espacio para manejar los instrumentos activos de hoy en día.

Diseños recientes, como el Radial J48 y J48 Stereo, han mejorado el headroom mediante la incorporación de suministros de conmutación en el sistema de alimentación.

Esto elimina la necesidad de pre-atenuación de la entrada para evitar la distorsión y aporta un nivel de salida más alto y con menos ruido.

Otro beneficio que aporta el J48 es la capacidad de levantar la tierra sin desconectar la alimentación Phantom. En el pasado, levantar la tierra significaba cambiar de Phantom 48V a depender de una batería interna de 9V. Y como cualquier profesional diría, las baterías siempre mueren en los momentos más inoportunos, y como la salida de potencia baja, la distorsión se multiplica. Al levantar la tierra dentro de la fuente de alimentación, se pueden eliminar bucles de tierra sin recurrir a las baterías.

Cual es mejor?

Esta misma pregunta se aplica a los micrófonos: ¿cuál es mejor, un micrófono dinámico o un condensador? La respuesta es, depende. Por regla general, las fuentes de salida de alto nivel tales como sintetizadores, pianos digitales y bajos activos son más adecuadas para cajas de inyección directa pa

sivas. Una DI pasiva de alto rendimiento como la JDI ™ Stereo no sólo maneja estos instrumentos de alto rendimiento con gracia, sino que cuando se atacan con fuerza, los transformadores Jensen suavizan la respuesta transitoria.

Para señales de bajo nivel como un bajo pasivo, una guitarra acústica magnética o un piano Rhodes, una caja de inyección directa activa como la Radial J48 ™ es una opción mejor. El circuito activo manejará fácilmente los transitorios, que pueden alcanzar los 9 voltios, sin asfixia. Debido al circuito activo y a una mayor impedancia de entrada de 220,000 ohmios, la DI activa no descargará la pastilla, dando como resultado un sonido más sólido en el escenario.

 

Entonces, ¿por qué artistas como Paul McCartney, Neil Young y Tommy Emmanuel utilizan una Radial J48 en sus guitarras acústicas activas? Porque les gusta el sonido. La elección personal siempre juega un papel importante en por qué hacemos las cosas,  y con las cajas DI no es diferente. La JDI pasiva y la J48 activa tienen una curva de respuesta plana desde los 10Hz hasta los 40kHz. Ambos son capaces de manejar tremendos niveles de señal sin distorsión y son verdaderamente fieles al sonido del instrumento.

 

 

Si quieres conocer la mejor DI, para tu instrumento ponte en contacto con nosotros.

  • ¿Quieres estar al día de todo lo que pasa en tu sector?

    Déjanos tus datos y podremos enviarte información que seguro te va a interesar. ¡Gracias!

    APUNTARME

    No, gracias