El restaurante Bonanova, un clásico con mas de 50 años en la ciudad condal (Barcelona), ha decidido mejorar el confort de clientes y empleados instalando paneles acústicos.

El resultado obtenido ha eliminado el molesto ruido de fondo y se ha reducido el tiempo de reverberación de 1,92 segundos a 0,64 segundos.

ANTES:

 

DESPUÉS: